Un viernes común y corriente para los chicos que se atienden en el Hospital Garrahan y los trabajadores que a diario realizan allí su tarea fue transformado por la irrupción de 46 bailarines que de manera sorpresiva comenzaron a desplegar sus movimientos y contagiar de energía positiva a todos los que se encontraban en  el hall de acceso al centro de salud pediátrico más importante de Argentina.

Publicado en Novedades