Donación Donación
31
Mar

El 75% de los que necesitan un trasplante de médula ósea deben recurrir a un donante no emparentado

Sólo el 25% de las personas que necesitan un trasplante de médula ósea tienen compatibilidad con algún integrante de su grupo familiar, el restante 75% debe recurrir a lo que se denomina un donante “no emparentado”, es decir, un par cien por ciento compatible genéticamente que puede estar en cualquier parte del mundo.

 

En vísperas del Día Nacional del Donante de Médula Ósea, que se celebra mañana, la Fundación Pediátrica Argentina (FuPeA) impulsa la donación voluntaria de médula ósea para sumar oportunidades de cura al Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas que funciona en el Hospital Garrahan y que forma parte de la Red Mundial Bone Marrow Donors Worldwide. 

“Muchas veces nos conmovemos con las historias de vida de los chicos que necesitan un trasplante de médula ósea sin ponernos a pensar que nosotros podemos ser parte de la solución. Nuestro país, y especialmente el Hospital Garrahan, cuenta con los más altos estándares de la región para poder realizar estas prácticas, pero si no contamos con la solidaridad de los donantes poco podemos hacer”, reflexionó Marcelo Scopinaro, integrante de la Fundación Pediátrica Argentina, acerca de la importancia de la donación de CPH.

“Parte del desafío que tenemos como sociedad es vencer los tabúes y prejuicios sobre la donación y pasar a la acción”, agregó Scopinaro, al tiempo que explicó que “el proceso para ser parte del registro de CPH es sencillo y consiste en la extracción de una muestra de sangre que luego es analizada y a partir de la información genética obtenida uno se convierte en una posibilidad concreta de curación para un niño o adulto que padece una enfermedad hematológica como leucemia, anemia aplástica, linfoma, o déficit inmunológico, entre otros”.

La mayoría de las personas pueden ser donantes de CPH o médula ósea, sólo se requiere tener entre 18 y 55 años, pesar más de 50 kilos, estar en buen estado de salud y no poseer antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiosas.

Luego de un consentimiento informado a cargo de un profesional que evacuará todas las dudas, el procedimiento consiste en tomar una pequeña muestra de sangre del donante para realizar el análisis de su código genético (HLA) e ingresar los datos al registro. Desde ese momento se está disponible para las búsquedas internacionales de compatibilidad que se realizan en el sistema.

Cabe destacar que la dificultad para hallar la compatibilidad entre dos personas hace casi imposible que se pueda donar varias veces. Pero es importante señalar que todo donante voluntario de CPH puede cambiar su decisión cuando lo desee con sólo comunicarse con el Registro para remover su inscripción.

Quien quiera donar puede dirigirse a los centros de donantes que funcionan en los Servicios de Hemoterapia de 124 hospitales de todo el país, o en el Centro Regional de Hemoterapia del Hospital Garrahan. Se recomienda a los interesados realizar una llamada telefónica previa. Los Servicios de Hemoterapia de las distintas jurisdicciones pueden consultarse en la páguna web del INCUCAI.

Creado por la Ley 25.392, el Registro Nacional de Donantes de CPH argentino, forma parte del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI). En Argentina, entre 2003 y 2016 se realizaron 814 trasplantes de médula no relacionados a partir de búsquedas de histocompatibilidad realizadas por el registro.

Compartir